Mimandote.com

Educar hoy - Es un blog que pretende tratar cualquier aspecto educativo. Está dedicado a todas las personas que tengan interés en la educación de HOY, ya que los niños de hoy serán los adultos del mañana.







Ser educador es ser sembrador de estrellas. Es mirar cada mañana y aprender mil cosas nuevas. Es jugar al juego serio de enseñar las cosas bellas...

 


Educación infantil: Una buena organización

21
16 de Junio de 2010

La buena organización temporal en los niños es esencial ya que ayuda:

  • A su estabilidad emocional. 
  • A la prevención de problemas, como las malas conductas o los fracasos académicos
  • A los adultos a distribuir su tiempo y el del niño.

Pequeña parodia de una buena organización :P

Pequeña Parodia de una Buena Organización :)

Los adultos solemos tener la sensación de que los niños quieren vivir sin normas, sin leyes, sin restricciones, ya que muchas veces se empeñan hasta la saciedad en querer hacer lo que ellos quieren. Pero nada más lejos de la realidad, lo que necesitan son normas, es decir, alguien adulto que les organice y les diga cómo hacer todo lo que su capacidad no les deja hacer. Sólo es que ellos no lo saben, pero por experiencia en la profesión, puedo asegurar que demasiada libertad les provoca estrés y ansiedad. Hay que lograr el término medio entre la libertad y la rigidez.

Muchas veces, su desorganización puede lleva a las malas conductas, las cuales pueden ser provocadas por infinidad de cosas, pero una de las más comunes es la de llamar la atención. Esto no siempre es malo, muchas veces sólo están pidiendo inconscientemente que alguien les guíe. 

Por ello es importante enseñarles a aprender a organizarse. Esto significa, que en los primeros años de su vida les hemos de organizar nosotros, para ir progresivamente enseñándoles a que aprendan a organizarse por ellos mismos. De nada sirve hacérselo todo y que no sepan hacer nada por sí mismos, y tampoco sirve no ayudarles y que tampoco sepan organizarse por sí mismos.

¿Cómo logramos una buena organización?

Con la elaboración de un horario. Elaborar un horario estructurará un orden en la rutina del niño y además podrá leerlo. Es recomendable colgarlo en un sitio donde lo pueda ver fácilmente. Hay que lograr que el niño tenga una rutina. A los adultos, la rutina nos aburre, pero a los niños les da la estabilidad y el orden que necesitan. Seguir un horario les permitirá estar más tranquilos ya que podrán anticipar lo que vendrá y no se esperarán acontecimientos inesperados. Además, es un método muy útil para niños hiperactivos, con Transtornos Generalizados del Desarrollo, Retraso Mental, etc. Esta organización ayudará a evitar algunas malas conductas que podrían haber aparecido así como también a una rutina de las labores escolares. Tampoco hemos de olvidarnos que un horario facilitará la distribución del tiempo en los adultos.

Aspectos a tener en cuenta. ¿Qué debe aparecer en el horario?:

  • Es importante intentar que los deberes sean siempre a la misma hora, ya que el cuerpo se organizará para trabajar mejor. Está claro que debido a las posibles extraescolares no siempre será posible, pero hay que intentarlo.
  • Se pueden poner también las tareas en las que el niño puede aportar algo a la casa. Por ejemplo: poner la mesa, recoger los platos al terminar de cenar, recoger la habitación, 
  • La hora de dormir. Los niños deben dormir de 9 a 10 horas y se debe acostar siempre a la misma hora, ya que así facilitará el que se duerma pronto.

Es esencial tener presente que de pequeños (4 a 8 años) habrá que estar muy encima de ellos, pero con los años hemos de intentar que las rutinas se hagan sin necesidad de ir detrás de ellos.

¿Cómo conseguimos que el niño realice todas las tareas que queremos de él? (para niños desobedientes) 

Esto es algo que trataré en profundidad otro día. Las técnicas de modificación de conducta son un buen método para que los niños obedezcan.

Usaríamos el llamado sistema de economía de fichas. Esta técnica trata de sumar "puntos" por cada acción que realice con tal de alcanzar una finalidad. Esta finalidad debe ser algo que le motive mucho. Es importantísimo que los premios sean a corto plazo, ya que el niño perdería el interés si son objetivos a largo plazo. Por ejemplo, pondríamos la recompensa para el fin de semana, según el trabajo de la semana; este podría ser desde ir al cine, salir al parque, ir a comer a un sitio divertido, montar en una atracción de feria, etc. 

Lo primero que tenemos que hacer es:

  • Crear un panel en una cartulina. El niño nos puede ayudar a dibujarlo. Hay que hacerlo motivador con dibujos, colores llamativos...
  • Pactar un sistema de puntos. Por ejemplo: "por cada cosa que hagas te daré un punto", "si durante la semana llegas a 10 puntos tendrás tu recompensa"
  • Poner los puntos justo cuando acabe de hacer la acción, para que el niño pueda ligar la buena conducta con el punto.

Esto es un ejemplo de economía de fichas de ir por casa. 

Es importante que todos las acciones vayan acompañadas de refuerzos positivos. Los refuerzos positivos son "las palmaditas en la espalda" cada vez que hace algo bien.

Si ni la economía de fichas, ni los refuerzos positivos funcionan ya se pasaría a los refuerzos negativos (que el niño vea que consecuencias podría tener no hacer la conducta que deseamos) y si aún así sigue sin obedecer se pasaría al castigo. El castigo siempre se aplica en última instancia. 

 

Espero que os sea útil.

Etiquetas: educar hoy · Organizacion ninos · problemas conducta · economia fichas · horario comportamiento · normas · leyes · atencion · tecnicas modificacion



Añadir comentario
21
Comentarios
1 Annie hall
16 de Junio de 2010 (10:34)

Un artículo super interesante Kurtis. Mañana mismo le propongo a mi cuñada que le ponga un de estas tablas a mi sobrino a ver si consigue meterlo en vereda. Es un niño muy activo y además es agresivo, a ver si puedes ponernos un articulo sobre como dominar pataletas agresivas. Gracias!

2 Lilianbs
16 de Junio de 2010 (13:23)

Me parece que en este tema discrepamos de pe a pa.

Al principio de los tiempos yo pensaba como tú, o por lo menos de una forma muy similar, pero con la crianza de mi hija he ido cambiando de opinión. Para empezar yo provengo de una familia en que la rutina es la excepción a la norma, a mi jamás me han castigado, me bastaba un cachete. Lo de los premios tampoco lo tenía demasiado ya que el premio en sí era la tarea bien hecha, yo no comprendía por qué mis compañeros de clase con peores notas que yo (no es por presumir) sus padres les compraban bicicletas y de todo por aprobar y a mi nada de nada, mi madre siempre me decía que esa era mi obligación. Por eso lo del castigo-recompensa no lo tenía demasiado claro, me parece que se pierde perspectiva, una cosa se hace o no porque está bien o mal, no por la recompensa o el castigo, así creo que estás reforzando las conductas interesadas, en el momento en que desaparezca el estímulo dejas al niño con un vacío moral.
Un niño no es un gato o un perro al que tienes que educar para que no se hagan caca en el piso, los niños entienden, comprenden y en un futuro serán adultos con sus propios criterios, tratar de imponerles nuestros criterios "porque sí" para que en el futuro los sigan es tratar de perpetuarnos en ellos, creo que cada individuo necesita experimentar por sí mismo, aprender, hacerles ver pros y contras y que aprendan a decidir, no a actuar de memoria..., es que a veces la memoria falla.

Y no es comodidad de los padres actuar así, yo creo que es mucho más difícil educar tratando de hacer responsables a los niños de su propia conducta que aplicarles unas normas y que las cumplan bajo amenaza de castigo o bajo estímulo de premio.

Volviendo a la experiencia con mi hija, yo intenté aplicar una rutina, y todos vivimos estresados, éramos esclavos de nuestras propias normas, por un lado va bien, facilita la vida a los padres, a los niños no hay que explicarles el por qué, es lo que toca y ya está. Si duermen a la misma hora siempre es cierto que el cuerpo se acostumbra y se duermen más pronto, pero..., y los días en que no se puede?, porque los hay, porque hay fiestas del pueblo, porque hay viajes, porque... mil cosas, pues entonces tienes un problema.., el niño se desorienta. Y no es lo mismo aplicar una rutina a un niño mayor, que tiene un horario de colegio y cierto es que es mejor que vaya bien dormido, que aplicarlo a un bebé que no tiene ninguna obligación más que crecer y desarrollarse, porque los hay que piensan que nunca es demasiado pronto para aplicar rutinas, y ahí tienes ejemplos de torturas a la hora de "enseñar" a dormir a un bebé, o de darle a comer "cuando le toca"..., los bebés están en continuo desarrollo, unas veces necesitan dormir más y otras menos, unas veces necesitan comer más y otras menos, y eso lo regulan ellos solitos de acuerdo a sus necesidades fisiológicas. Recuerdo que yo tenía una gráfica de las horas que dormía mi hija, todos los días hacíamos lo mismo con ella, el paseo, el baño...., sin embargo unos días dormía 16 horas y otros dormía 9 horas, iba a rachas de 2 o 3 días haciendo una cosa y otra, con puntos intermedios, coincidía que las temporadas en que más dormía se correspondía a un estirón en altura. Yo me estresaba mucho cuando no dormía "lo que tocaba", de hecho con ella aún me pasa, lo del sueño con ella lo llevo fatal, pero no dejo de comprender que son fases naturales de su propio desarrollo, si te lo tomas así te estresas menos como padre y les haces sufrir mucho menos a tus hijos. Tampoco soy contraria a las rutinas, sí pienso que ayudan a los padres siempre que no sean esclavos de las mismas, lo que han de comprender también es que el mundo no es "perfecto" y que esas rutinas no están escritas en piedra.

En cuanto a lo de que un niño sin normas vive estresado..., me viene a la cabeza algo que leí y que nos hizo hablar sobre ello un profesor de BUP, un pájaro enjaulado (el texto también hablaba de un buey y su yugo, creo que debía de ser algún texto comunista o anarquista..., no lo recuerdo bien) al que le das de comer durante toda su vida, si un día decides soltarle ese pájaro sentirá tal estrés en libertad que volverá a la jaula, es eso lo que queremos para nuestros hijos?, es eso lo que querríamos para nosotros mismos?.

Saludos!

Con estas premisas

3 La teta y más
La teta y más  en respuesta a  Lilianbs
16 de Junio de 2010 (15:53)

Sí hay una cosa cierta: lo niños necesitan límites, y sí que hay estudios que indican que los niños sin límites claros sufren más estrés.
Pero es que una cosa es establecer unos límites claros y precisos que les orienten sobre cómo es su entorno social, y otra es que les hagamos esclavos de unas normas, que muchas veces, además, son absurdas. Pasa como con las rutinas, que si son para ayudar, vaya. Pero a mi me resulta más secillo poder sacarlas a cualquier hora, la verdad, que estar pendiente de si "toca el baño" o si es hora de...
Y respecto a los refuerzos, no podría estar más de acuerdo contigo. Tuve que tener una seria coversación con mis suegros, pedagogos los dos, cuando un día mi hija me dijo, muy contenta que se había portado muy bien en clase, y había obedecido en todo a sus abuelos por la tarde; y cuando la felicité por su buen comportamiento me salta con que qué le voy a comprar. Cuando le pregunté de qué iba, me dijo que sus abuelos cada vez que se portaba bien, le compraban una chuche. Me parece terrible.

4 Kurtis
17 de Junio de 2010 (00:12)

Bueno, esta entrada la hice anoche a las 5 de la mañana porque no podía dormir, así que puede que se me escapara especificar, pero yo creo que hay cosas que se sobreentienden.
Para empezar las técnicas de modificación de conducta son muy útiles para niños entre 3 y 8 años, ya que no es hasta los 8 años cuando aparece la Empatía, así que aunque muchas veces intentemos explicarles algo hasta ser más mayores no lo van a entender.

El conductismo tiene críticas, y las habéis especificado muy bien y las comparto con vosotros pero hay momentos en los que es necesario para decir "hasta aquí hemos llegado". Quizás vosotras tengáis hijos muy obedientes, pero otros precisan de organización y directrices. No hay más que ver un capítulo de la Super Nanny para ver que son eficaces.

Evidentemente cuando desaparece el estímulo puede ser y es muy probable que no lo generalicen, y por ello, hay que explicarles siempre las cosas, el porqué no se hace o hace algo. Pero cuando son muy pequeños, si no son capaces de entenderlo y no obedecen o tienen problemas de conductas estas técnicas les AYUDARÁN aunque sólo sea por evitar X consecuencia.

Me parece que no hay que compara a las personas con animales. A mí de pequeño si aprobaba algunas veces me recompensaban con algo que deseaba mucho (un juego o algo) y no por ello me han tratado como un animal. Vamos, creo que se sobreentiende. Además la finalidad es que consigamos de ellos conductas sanas y aceptables.. En mi caso, mi padre me daba una bofetada y lo arreglaba así, y aunque reconozco que no es el mejor método y, de hecho, lo crucifico ese método, a la fuerza aprendí algunas cosas que más tarde comprendí que así no se hacían pero que a esa edad no lograba comprender. Aun así, repito que no es justificable pegar jamás.

Y sí, como he dicho se trata de Enseñar a Aprender. Las técnicas de modificación de conducta se usan siempre en última instancia y con niños más pequeños sobretodo. Todos hemos castigado alguna vez. Eso sí, los castigos han de ser coherentes y no absurdos; los debe entender y han de estar justificados. Se trata de explicarles el por qué de las cosas en primera instancia, lógico.

Y bueno, este post iba dedicado a las familias con poca organización y espero que sea útil a alguien, claro que si queremos llevarlo todo al extremo... tampoco pretendo adoctrinar ni forzar una única visión de las cosas. A cada familia le funcionan unas cosas u otras, pero te puedo asegurar que este año todas las madres y padres que venían al Gabinete se quejaban de lo mismo, y era porque dejaban a sus hijos hacer lo que querían y cuando se daban cuenta su hijo ya tenía 12 años, llegaba a casa a las 11 de la noche y daba patadas a las puertas o suspendía más de 6 asignaturas (o cualquier cosa...).

5 Fernan2
Fernan2  en respuesta a  La teta y más
17 de Junio de 2010 (01:53)

Este tipo de educación tiene un problema adicional, y es que conviertes las "chuches" en algo aún más deseable; me parecen mucho mejores los ejemplos de Kurtis: ir al cine, salir al parque, ir a comer a un sitio divertido, montar en una atracción de feria, etc.

Respecto a lo de poner algunos límites pero no un exceso de normas, es una opinión que comparto... mi hija hace muchas menos cosas mal que la mayoría de sus compañeritos, porque muchas cosas que son normales de críos y que no son molestas para otros yo se las permito, así que están bien, mientras que a muchos no les dejan subir por una verja, pisar el césped, subirse al banco... y claro, no paran de hacer cosas mal. Son críos... y los críos, si no los atas, hacen este tipo de cosas!!

s2

6 Lilianbs
Lilianbs  en respuesta a  Kurtis
17 de Junio de 2010 (02:08)

Cuando son pequeños, muchas de las malas conductas son fruto de la imitación, los mordiscos, por ejemplo, muchas veces imitan nuestro cándido juego de comernos su mano, o su tripita, pegando ellos un bocado a modo de juego..., o cuando pegan a sus compañeros muchas veces es el fruto de esas palmaditas sin importancia para decirles que algo no se toca...; cuando tenemos una mala conducta en un niño muy pequeño puede bastar con un "NO!" y una mirada firme y severa, si no se consigue el resultado suele funcionar el separarle del problema sentándole apartado y haciéndole ver que no estamos contentos. Poco a poco esto se tiene que reforzar con palabras que el niño entienda.

Mis padres muchas veces me daban el cachete sin más explicación, yo tenía que averiguar el por qué del asunto..., eso tal vez te hace ser más intuitiva, pero en mi caso creo que con una explicación acorde a mi edad hubiese bastado.

Yo pienso que "dejarles hacer lo que les de la gana" muchas veces es sinónimo de poco tiempo dedicado por parte de los padres. Yo no digo que haya que permitirles todo, es simple, mi libertad termina donde empieza la del prójimo, esa es la filosofía que trato de transmitir, con más o menos éxito.

Y los 12 años..., la adolescencia..., qué miedo me da. Esa edad debería estar prohibida!!, jaja!, en serio, a esa edad te rebelas contra todo y contra todos, te crees que lo sabes todo, que todos están contra tí, eso unido al cocktail hormonal..., miedo, me da miedo esa edad, menos mal que se cura con el tiempo! :)

Saludos!

7 Fernan2
Fernan2  en respuesta a  Kurtis
17 de Junio de 2010 (02:10)

El conductismo a mí me parece bien como terapia, para tratar de enderezar a niños con problemas de conducta (como Runruneo de pequeñito, por ejemplo); el problema es que una cosa es aplicarlo como terapia, y otra muy diferente es aplicarlo como forma de educación a niños que no tienen ningún problema... y me temo que este aspecto es una de las cosas que se te escaparon especificar. Eso sí, al poner en tu comentario lo de "Las técnicas de modificación de conducta se usan siempre en última instancia", creo que queda mucho más pulido el artículo. Y también lo aclara bastante el mencionar lo de los padres y madres que iban al gabinete quejándose de sus hijos... está claro que ahí sí que habían problemas de conducta, pero claro, educar es mucho más que corregir los problemas después de que ya han surgido, lo ideal es educar para que estos problemas no surjan.

Por cierto, me han gustado mucho los pequeños detalles que das en el artículo, que son muy importantes para que esto funcione bien: premios a corto plazo (y buenos ejemplos de premios, no como las chuches), acompañadas de refuerzos positivos (para mí, incluso más importantes que el premio), etc.

En lo que no coincido tanto es en lo de la empatía: bebés de pocos meses ya se ponen tristes si oyen llorar a su hermano mayor, y niños de guardería ya pueden entender lo que siente el otro si se les explica (otra cosa muy diferente es que lo piensen ellos solitos, eso aún no), así que yo hablaría más de grados de empatía que de que "aparece a los 8 años", y desde luego trato de usarla con mis hijos desde que entienden lo que les digo, aun sabiendo de sus limitaciones...

s2

8 Lilianbs
Lilianbs  en respuesta a  Fernan2
17 de Junio de 2010 (02:11)

Ir al cine, al parque, salir a comer fuera, es algo que nos apetece a los padres realizar con nuestros hijos, es un premio para ambas partes, por qué "monetizarlos"?

Saludos!

9 Fernan2
Fernan2  en respuesta a  Lilianbs
17 de Junio de 2010 (02:12)

Bueno, puede ser una buena excusa para hacer una salida "extra", ¿no?

10 Lilianbs
Lilianbs  en respuesta a  Fernan2
17 de Junio de 2010 (02:14)

Y por qué se necesita una excusa?, salimos porque nos queremos y nos lo queremos pasar bien.

11 Fernan2
Fernan2  en respuesta a  Lilianbs
17 de Junio de 2010 (02:14)

Una salida porque queremos, y otra de premio... mejor que solo una!!

12 Lilianbs
Lilianbs  en respuesta a  Fernan2
17 de Junio de 2010 (02:15)

Sigo pensando que eso "ensucia" la salida.

13 Kurtis
Kurtis  en respuesta a  Fernan2
17 de Junio de 2010 (13:09)

Runruneo de pequeño seguro que fue muy travieso, casi como lo es ahora :P

Intentaré ser más explícito, estoy aprendiendo, es mi 1º blog jeje.

En cuanto a la empatía, me explico. Un bebé sabe que llorar es "malo" o que provoca tristeza, así que si llora, es porque lo relaciona con algo malo, pero no llora porque "el otro lo está pasando mal", esa capacidad no surge hasta más mayores. Hay niños que con 5 o 6 años ya son empáticos, pero por norma general no es así.

14 Kurtis
Kurtis  en respuesta a  Lilianbs
17 de Junio de 2010 (13:12)

No hay que llevar nada al extremo. Tu saldrás con tus hijos siempre que quieras sin necesidad de que eso signifique un premio, pero si por ejemplo, por sacar buenas notas durante el curso le regalas una muñeca a tu hija, ella se sentirá satisfecha con su trabajo. En el futuro entenderá lo importante que son las notas (según la edad, claro).
Hay que evitar que sea una costumbre para que no haga las cosas esperando la recompensa, sino que las haga porque es su obligación, pero de cuando en cuando una alegría no viene mal. De hecho, ellos no se sienten como animalitos recompensandos, sino sólo disfrutan con el regalo.

15 Lilianbs
Lilianbs  en respuesta a  Kurtis
17 de Junio de 2010 (14:51)

Sabes cual es el premio más preciado para mi hija?, un aplauso, jejeje..., le encanta que le aplaudan!, aunque en mi opinión el premio mejor de todos es la atención diaria, el reconocer diariamente su trabajo en el cole, los dibujos que hace, los esfuerzos por aprender...

Saludos!

16 Lilianbs
Lilianbs  en respuesta a  Kurtis
17 de Junio de 2010 (14:54)

Mi hija con menos de 2 años, (creo que esto ya lo explico en algún otro sitio), leyéndole un cuento en el que a un osito se le rompía la silla, se caía y se hacía daño poniéndose a llorar, al ver ella el dibujo y al explicarle yo que se había hecho daño y por eso lloraba, ella se puso a hacer pucheros y a llorar inconsolable porque el pobre osito se había caído..., si eso no es empatía se le parece mucho.

Saludos!

17 Runruneo
Runruneo  en respuesta a  Kurtis
17 de Junio de 2010 (19:27)

A mí este tema me interesa bastante. Veréis:
Hace poco contabais que los niños nacen con una capacidad innata para distinguir el "bien" del "mal" (con evidentes matizaciones). Se ha demostrado que los niños gozan de una tendencia innata a ayudar a quien muestra una conducta negligente que a ellos les es fácil solucionar (por ejemplo corrigen a un experimentador que a propósito se coloca las zapatillas como guantes) desde los primeros meses de edad. Esto tiene todo el sentido, puesto que les facilita integrarse en un sistema social complejo. Sin embargo eso no hace referencia a un verdadero compoartamiento moral.

¿Y la moral? ¿Es la moral algo "absolutamente" aprendido, fruto del ejemplo?
La respuesta es radicalmente NO.
Os lo voy a demostrar con un expermiento mental.
Imaginad que un tranvía pierde el control y tenéis a mano el guardagujas. Moviéndolo conseguís salvar a 20 personas pero desviáis su curso hacia una vía en la que se encuentra un viandante despistado al que mataréis sin remedio ¿Salvaríais a las 20 personas? Pensadlo bien. Vale. Ya está.
Ahora imaginad que no hay nadie en el camino del vagón que pueda resultar aplastado. Sin embargo, para accionar el guaradagujas tendríais que empujar a alguien de tal modo que lo arrojarais a las vías y moriría sin remedio. ¿Salvaríais a las 20 personas? Pensadlo bien.

Lo importante no es lo que habéis contestado. Lo importante es que vuestro cerebreo para tomar la segunda decisión ha utilizado unos recursos muy distintos y más complejos que los que ha utilizado para resolver el primer dilema y la sola representación mental del problema, a pesar de no mostrar ninguna complicación requiere el doble de tiempo de procesamiento. Esa forma de decidir es innata y existe en los niños desde el mismo momento en el que poseen la comprensión suficiente de su entorno como para que este tipo de disquisiciones puedan ser planteadas.
Algunas personas con comportamientos especialmente vehementes y ciertos psicópatas muestran de forma innata modificaciones en ese patrón.

No todo son ejemplos y no todo es condicionamiento.

Pd: según mi madre, de niño yo era un mal bicho de buen corazón; ahora dice que soy el espíritu de la contradicción.

18 Kurtis
Kurtis  en respuesta a  Runruneo
17 de Junio de 2010 (19:54)

yo creo que la moral es relativa según el cristal desde el cual se mire, y creo que la formación de esa visión es aprendida.
Realmente es una opinión, no sé nada de este tema de si la moral es innata o aprendida. Estaría bien informarse. Runruneo tú cuéntanos lo que hayas descubierto que es muy interesante

19 Runruneo
Runruneo  en respuesta a  Kurtis
18 de Junio de 2010 (14:48)

En realidad, lo que trato de razonar no es si el contenido de la moral es innato o no. Lo que me parece a mí que explican los resultados de la investigación es que existen condicionantes innatos en la forma en que desarrolamos un comportamiento moral. Por eso os comento que no importa tanto la respuesta que deis. En realidad cualquiera de los comportamientos es moralmente defendible. Lo importante es cómo se llega a esa conclusión: implica las mismas estructuras cerebrales en sujetos que toman decisiones contrapuestas pero distintas en individuos que toman la misma decisión pero se caracterizan por un comportamiento socialmente inadaptado o amoral.
Esto es importante porque pone límites a cualquier sistema de aprendizaje y "libera" de culpa a padres y educadores, pero responsabiliza al conjunto de la sociedad.

20 Kurtis
Kurtis  en respuesta a  Runruneo
18 de Junio de 2010 (16:48)

Inciso: el ser humano es Inmoral o Moral, Amorales no pueden ser los seres humanos, sino los animales.

Saludos!


Recomendado por: 2 usuarios



Educación infantil: Una buena organización