Mimandote.com

Besos de leche - Bienvenidos a este nuevo espacio que he creado para ir contando las vivencias de mi hijo Breixo. Esperemos que en un futuro pueda ser también el diario de un nuevo embarazo y una nueva vida.
Mami de breixo

Mami de breixo

Mi vida cambió el día en el que supe que estaba embarazada.Desde entonces mi hijo es el centro de mi vida,de mis atenciones y mis intereses.









Enseñarás a volar

Enseñarás a volar, pero no volarán tu vuelo.

Enseñarás a soñar, pero no soñarán tu sueño.

Enseñarás a vivir, pero no vivirán tu vida.

Sin embargo, en cada vuelo, en cada vida, en cada sueño, perdurara siempre la huella del camino enseñado.

(Madre Teresa de Calcuta)

"Yo le doy mi pecho,

él me da sus ojos.

Yo le doy mi leche,

él me entrega el alma.

yo le doy mis brazos,

él pone en los míos su vida.

Y me convierto en diosa dadora de vida de alimento y amor"

Nosotros


Dar vida tetando

Canciones

Libros

  • Mi niño no me come de Carlos González
  • El concepto del continuum de Jean Liedloff
  • La vida fetal, el nacimiento y el futuro de la humanidad de Michel Odent
  • La maternidad y el encuentro con la propia sombra de Laura Gutman
  • La revolución de las madres de Laura Gutman
  • Dormir sin lágrimas de Rosa Jové
  • Un regalo para toda la vida de Carlos González
  • Bésame mucho de Carlos González

 


Mi parto

7
17 de Septiembre de 2009
Mi parto

Dentro de unos días hará dos años que dí a luz y os quiero contar mi experiencia.


Primero quiero decir a todas esas mamis, sobretodo primerizas que no hayan dado a luz que cada parto es un mundo y que todas lo vivimos de forma diferente. En mi caso el parto fue bastante bueno (o eso creí en su momento) pero el post parto fue horroroso.


Yo salía de cuentas el 30/09/2007. Justo el día de la boda de mis cuñados. Ya es casualidad. Me embaracé justo cuando nos lo dijeron, después de muchos meses de búsqueda. Será que justo ese mes me venía mal? Bueno esa es otro historia.



El día 21 de septiembre me metí en la cama y estaba muy incómoda. Llevaba sin poder dormir en condiciones varios días porque con esa pedazo de tripa no había quien se acomodara.Encima yo suelo dormir boca-abajo y no podía claro. Manejar los 20,5 kilos de más tampoco era fácil y dar una vuelta en cama requería un estudio previo muy importante.



Ésta es la última foto que me saqué antes del parto, disfrazada de tomate (No preguntéis porque me disfracé de tomate):





Pues esa noche del día 21 estaba más incómoda de lo habitual. No estaba cómoda de ninguna forma y me levanté para ir a la cocina. En la cocina tenía una tumbona de jardín donde me pasaba las horas leyendo y donde dormía las siestas. Me acosté y puse la tele. Que programación tan variada hay a las tantas de la mañana! Que si te vendo un cuchillo "cortatodo" o una máquina de hacer gimnasia sin esfuerzo o un ordenador maravilloso.Que si llamas y aciertas cuantas monedas hay en pantalla ganas un premio fantástico........en fin. Yo empezaba a sentir una molestia rara.Como cuando está a punto de bajarte la regla que sientes un run-run. Pero no era más que eso,una molestia.

Pasaban las horas y sobre las 3 de la madrugada yo ya sabía que estaba de parto. Las molestias se intensificaron aunque no eran regulares.

A las 6 ya tenía claro que tenía que ir al hospital. Me fui a la ducha. Llené la bañera de agua calentita y estuve dentro un buen rato porque el dolor disminuía. No era un dolor insoportable pero en el agua se estaba mucho mejor. Me tocaba la barrigota y le decía a mi hijo que pronto le tendría en brazos. Salí y me fui de nuevo a la cocina.

Pasé las siguientes dos horas mirando el reloj que tenía encima de la campana de la cocina. Las contracciones venían cada 5 minutos,después cada 3, después no tenía ninguna en 15 minutos........Tenía en mi cabeza las palabras de mi matrona-ángel (otra historia que ya contaré) que nos decía en la preparación al parto que hasta que las contracciones no fueran regulares en intensidad y tiempo no saliésemos hacía el hospital porque estaríamos más cómodas en casa.

A las 8 las contracciones eran bastante intensas y me fui a secar el pelo. Quería estar guapísima para recibir a mi niño. El día anterior me había pintado las uñas de manos y pies como si mi niño me dijera que venía.

Cuando estaba con el secador entró mi marido con cara de dormido (no trabajaba porque era sábado) y me pregunta que que hago. Le contesto que me seco el pelo porque estoy de parto. Mira el reloj,me mira a mi vuelve a mirar el reloj y suelta: "A las ocho de la mañana?" Cómo si pudiera elegir a que hora me pongo de parto. En su defensa he de decir que es "Diesel"; hasta que no rueda un poco no funciona bien. Él por las mañanas no es persona hasta que no pasan unos 30 minutos.Con las mismas se volvió a meter en cama.

Yo me fui de nuevo a mi tumbona. Las contracciones seguían sin ser regulares. Sobre las 9 de la mañana se despertó mi madre y cuando me ve en la cocina y dice que que madrugadora estaba. Le digo que no, que no he madrugado que he pasado la noche ahí porque estaba de parto. Pobre de mi madre. No se lo notó nada en el momento pero estaba nerviosa. Se movía por la cocina como un rayo y no sé cuantas vueltas pudo dar hasta conseguir reunir los ingredientes para un simple café. Estuvimos hablando y me dijo que me fuera para el hospital que como queda lejos.......No quería irme todavía.Y eso que yo era de las que pensaba que con la primera molestia iba a salir pitando hacía lo que yo creía la tranquilidad del hospital.

Sobre las 10 se despierta mi marido, entra en la cocina y dice que ha soñado que yo estaba de parto. Tendrá morro!!! Cuando le digo que estoy de parto se pone en marcha.Se viste en 2 segundos coge la bolsa que ya tenía preparada para ir al hospital,la mete en el coche y ya se quería ir.

Primero le obligué a desayunar. Después llamamos a unos amigos con los que teníamos pensado ir a la boda de otra pareja amiga nuestra para avisar que no íbamos porque Breixo estaba en camino. A Marcos no se le ocurre nada mejor que decir que reñirnos por avisarles con tan poco tiempo!!!!!! Después recordándolo nos reíamos mucho. Insisto en que no nos ponemos de parto cuando queremos,que nos ponemos cuando toca.


En fin que a las 11,30 nos fuimos para el hospital. Las contracciones aún no eran del todo regulares en intensidad pero como tenía 30 minutos de trayecto me decidí a ir. Fui en una furgoneta.Teníamos el coche en el taller y el de mi madre se lo quisimos dejar a ella para ir depués asi que fuimos en la furgoneta que teníamos. El trayecto fui gracioso. Gus iba muy despacio como si así pudiese hacer que me doliese menos. Eso sí, con cada contracción aceleraba como si así pudiese hacer que se pasase antes.


Me dejó en la entrada de urgencias del hospital Xeral (que por cierto estaba en obras) y fui sola hasta la recepción diciendo que estaba de parto. Me mandaron pasar a la sala de espera. Me dieron unas cuantas contracciones mientras esperaba. Llegó mi marido y enseguida vino una enfermera con una silla de ruedas. Preferí ir andando. Subimos a la planta de maternidad y me vió una ......gine,matrona,enfermera (?). Ya no lo recuerdo.Me dieron un camisón de esos azules que dejan poco a la imaginación. Estaban dos,una de ellas en prácticas. Me preguntaron si me importaba que me explorara la chica en prácticas y dije que no me importaba. Me dijo que estaba " dilatable 3 cm". No entdendí eso de dilatable y pregunté.

Un inciso en el relato. Para todas las embarazadas: Preguntad absolutamente todo lo que queráis. Si ois quehablan de algo que no entendéis preguntad. Que no os queden dudas. Si tenéis información tendréis tranquilidad. Y si tenéis tranquilidad vuestro parto será mucho mejor.

Bueno pues dilatable es que estás dilatada 3 cm pero aún tienes parte del tapón mucoso dentro.En cuanto se suelta el tapón ya estás dilatada.

Como mi casa está lejos del hospital me dejaron ingresada. Estuve acompañada en todo momento por mi marido y mi madre. Mi madre llegó al hospital justo detrás de nosotros. No debió de entender bien lo que "mamá hasta que no te llame no vengas" jajajjajjajajja

Estuvimos en una habitación los tres. Yo estaba tumbada en cama y me levantaba cuando quería. Mi marido y mi madre fuman así que se turnaban para salir a fumar. Yo les iba encargando cosas. El Hola,sudokus,pasatiempos..........



Aquí estábamos en pleno proceso de traer al mundo a Breixo. Cada contracción que me daba me acariciaba la barriga y le decía a mi bebé lo bien que lo estaba haciendo,lo mucho que le queríamos y que le estábamos esperando. A mi me decía " ya queda una menos".

Vino una enfermera para saber como estaba y si necesitaba algo. Me vió las uñas y me dió un algodón con quitaesmalte para que las despintara.No estaba permitido. Que disgusto. Ahora lo pienso y me río pero en el momento me sentó fatal. Me dió una especie de gasa mal mojada que no conseguía despintarme nada. Me trajo otra y me las despinté. Mi amdre me ayudó con las uñas de los pies.

A las pocas horas me revisaron de nuevo. No había variado mucho.

Las siguientes horas me dediqué a pasear por toda la planta. Me gustaba ir al pasillo de las habitaciones de las mamis que ya habían dado a luz.Miraba por la ventanita de la puerta para ver a las mamis con sus bebés. Recuerdo a una madre sosteniendo a su bebé en alto. Ella no lo sabe pero eso me dió muchos ánimos. Pronto tendría a mi vida en mis manos.

Es curioso que no recuerde haber comido nada en todo ese tiempo. Recuerdo que me trajeron agua pero no comida.No tenía hambre.

Sobre las 17.00 fui de nuevo a que me revisaran y me mandaron a la sala de dilatación. Ahí solo podía entrar mi marido así que mi madre se quedó fuera. Claro que Gus salía regularmente a dar el parte. Bueno a dar el parte y a fumar jajajjajajaja

A mi me tumbaron en una camilla y me monitorizaron. Me encantó porque se oís el corazón de mi bebé. Bueno en realidad se oía la maquinita pero estaba registrando el sonido del corazón de Breixo.

El otro cinto registraba las contracciones.Cada vez que el número de la maquinita subía yo sabía que me iba a dar una contracción.

De momento eran muy intensas pero soportables. El lío empezó cuando oí a otra mami dando a luz en la sala de partos. Se escuchaban los gritos donde yo estaba y os prometo que fue lo peor que he oído en la vida. La matrona me dijo que había llegado dilatada de 7cm y que no le podían poner la epidural. Lo que no me dijo fue que se puso nerviosa y que por eso los dolores se intensificaban y de ahi los gritos.

Yo no sé si fue por solidaridad o no pero a mi empezó a dolerme todo. Miraba la pantallita de la maquinita y cada vez que subía gritaba incluso antes de que me diera la contracción.

Otro inciso en el relato. Elegid bien a quien lleváis al parto. Yo adoro a mi marido pero en el parto hubiese preferido que estuviese mi matrona-ángel. estoy segura que con ella mi parto hubiese sido distinto. En otra ocasión hablaremos de las doulas.

Gustavo no sabía ayudarme. Sólo me decía que respirara cuando me daba la contracción. El pobre creo que se sentía impotente al no poder hacer nada. Se iba al pasillo a preguntar cuando me pondrían la epi.

Yo ya no podía más. Quería que se pasara ese dolor. Lo único que me reconfortaba era que pronto vería a mi hijo.

Sobre las 19.00 me llevarona ponerme la epi. Me sacaron en la camilla y me llevaron al quirófano. Se portaron genial conmigo. Muy amables,cariñosas,dándome ánimos en todo momento y sobretodo contándome paso a paso lo que iban haciendo.

Me sentaron en otra camilla y me pusieron un banquito debajo de los pies. Una enfermera se quedó permanentemente enfrente mía sujetándome los hombros.

Yo temblaba en una mezcla de frío y nervios.

La anestesista era un amor. Me habló para decirme paso a paso que iba a hacer. Os lo voy a contar paso a paso para aquellas que no sepáis como se pone. Yo no fui bien infromada.Sabía que te pinchaban en la columna pero creía que te inyectaban el líquido y ya.Pues no.

Primero me pusieron un líquido que estaba muy,muy pero que muy frío en la zona donde me iban a pinchar. Después me pusieron un anastésico local y ya me pincharon con la aguja que metería el cateter. Te lo dejan dentro.Es un tubo muy finito que te pinchan entre dos vértebras y sale al exterior. Sube por la espalda y te lo dejan a la altura del hombro. Te lo pegan a la espalda para que no se mueva con un espray que huele a Lotite.

Cada vez que tienes una contracción tienes que avisar para que paren de maniobrar.

Ese tubo es el que va a una máquina que es la que dispensa la anestasia. Te dan un pulsador y cada vez que empiezas a tener dolor le das al pulsador y entra anestesia en la espalda.

Bien pues lo que tampoco me dijeron es que le tenía que dar con cierta frecuancia porque sino se pasa el efecto. Bueno pues desde las 19.30 que me la pusieron hasta las 2 de la madrugada que parí le di..............................una vez. Claro como no me dolía pues no le daba.

El caso es que el parto bajo de ritmo.Dilataba mucho más despacio. La matrona venía cada rato a ver como iba. Cuando ya estaba de casi 10 cm me dijo que cada vez que me diera una contracción que empujara. Como no tenía dolor no sentía las contracciones así que me tenía que guiar por el número de la maquinita que me tenía monotorizada.

Otro inciso.Pensad bien si merece la pena la epi. Yo en este momento del parto me arrepentí de ponérmela porque no podía ayudar a mi hijo a venir al mundo. Tiene sus pros y sus contras.

El caso es que en una de esas visitas de la matrona me dijo que estábamos dos mamis pariendo al mismo tiempo y que las dos le "tocábamos" a ella asiq eu a ver quien ganaba. Yo perdí jajajajaja La otra mami empujaba mejor que yo y la matrona se fue con ella. Antes de irse me rompió la bolsa de líquido amniótico.No sé para que porque al romper la bolsa duele mucho más.

Cuando ya víno un matrón a ver que tal iba me llevaban corriendo al paritorio porque ya nacía Breixo. De repente empecé a sentir de nuevo las contracciones.Que dolor!!!! Fue aqui cuando me enteré que le tenía que dar al pilotito con frecuencia. A buenas horas! El caso es que le dió el matrón varias veces antes de desenchufarlo y llevarme para el paritorio camilla incluída.Recuerdo todos y cada uno de los fluorescentes del techo.En ese momento me parecía una sensación muy rara ir tumbada en una camilla.

Me hicieron cambiarme de la camilla al potro! Viva el parto respetado (de esto ay hablaremos en otro post). Yo no podía ni moverme.

Y aqui fue donde me arrepentí definitivamente de haberme puesto la epi. Tenía contracciones dolorosísimas pero no sentía a mi hijo salir. Uan vez acomodad en el potro (que asco de aparatejo inútil para parir) la gine me decía que empujara. Yo lo hacía pero no estoy segura de haberlo hecho bien porque no sentía esa parte del cuerpo.

La gine le dijo al matrón que si él me ayudaba el niño saldría en nada. Menuda ayuda! El muy cretino se apoyaba en mi tripa cada vez que yo tenía una contracción. Yo quería decirle que no hiciera eso que me molestaba mucho ( y no sólo físicamente) pero era tal el dolor que no podía.

A todo esto mi marido no sé donde lo tenían. Creo recordar que entró un poco después de que me cambiaran de camilla pero yo no quería que se lo perdiera. Pregunté por él y me dijeron que ya venía.

Las contracciones eran dolorosas porque se me pasó el efecto de la epidural. Cada vez que empujaba no me dolían. No sé explicar porque pero no dolían al empujar. Con unos cuantos pujos salió mi niño al mundo. Abrí los ojos después del último esfuerzo y ahi estaba en brazos de la gine. Todo azulado y sucio,muy pringoso y lleno de moco. Lo más bonito que he visto en la vida.

Era mi hijo,el que había llevado en el vientre durante 9 meses.Al que había mecido,querido,hablado,amado,protegido,alimentado y esperado ansiosa durante los 9 meses más emocionantes que os podáis imaginar.

Ahí estaba. Me lo pusieron encima y me lo comí a besos. No sé porque se nos da por llorar a las madres pero no deberíamos porque las lágrimas no nos dejan ver el milagro que tenemos delante. Cuanto amor! AMOR con mayúsculas.

No sé como explicar lo que sentí cuando le vi. Lo primero que pensé fue que era igualito a su padre y a su tío. Los genes paternos habían hecho bien su trabajo .La naturaleza es sabia.

Que bonito era.Y que bien olía.Y que ojos tan abiertos para darme la bienvenida a su mundo recién estrenado. Le miré de arriba a abajo para memorizar cada uno de sus rasgos,su mirada,cada pliegue,cada arruga.Todo.

Le asearon y pasó por todas las "torturas" de quitar mocos,pesar,vestir.......a mi lado.Yo estaba embobada.Enamorada ya perdidamente de ese ser qeu acababa de nacer. Ya me había robado el corazón.

Mientras le atendían a él a mi se me ocurrió mirar hacia delante donde estaban en pleno proceso de sacar mi placenta (que cosa más asquerosa,por cierto jajajajaja ) y de coser la episiotomía. Si,me habían cortado para acelerar el parto. Que rabia. Y lo peor no fue que me cortaran sino que me cosieran. Me cosieron mal. Me pillaron una vena, se me formó un coagulo y me tuvieron que volver a cortar u volver a coser. Tuve un post-parto malísimo pero esto es tema de otro post.No quiero recordarlo ahora.

Cuando acabaron de zurcirme me pasaron de nuevo a la camilla.No recuerdo el momento pero si recuerdo el viaje hasta la habitación. Y si fui en camilla pero parí en el potro está claro que me tuve que mover en algún momento.

Al salir al pasillo estaba mi madre llorando como una Magdalena de la emoción. Imagináos. Soy hija única y mi madre se quedó viuda hace muchos años. Si apra todas las abuelas este momento es especial imaginad para mi madre.

Se llevó las manos a la boca como si no se pudiera creer lo que veía. Su nieto soñado ya estaba aqui.Le rozó la mano y nos siguió hasta la habitación.

En el trayecto me giré un poco,abrí un poco el camisón y le puse el pecho a su disposición. Se enganchó. No me lo podía creer.Mi cuerpo seguía limentandole. Que sensación tan bonita.

Y ahi que nos fuimos a nuestra priemra vivienda en común:la habitación del hospital. Había otra mami. No la recuerdo bien pero recuerdo que me dió mucha pena ver que le daba biberón a su hijo. No tengo nada en contra de la gente que decide dar biberón ,ojo! es que yo estaba tan feliz de tener a mi hijo enganchado al pecho que me daba pena uqe se perdiera esa experiencia.

Y hasta aqui la historia de mi parto. Después de esto pasaron muchas cosas antes de que me dieran el alta y no todas buenas pero os lo contaré en otra ocasión.

Ahora quiero dejarlo aqui, en un momento de felicidad.

Cuando no eres madre y las madres te dicen que lo que se siente por un hijo es maravilloso,muy grande,el amor más grande del mundo..............te puedes hacer una idea. O tu crees que te puedes hacer una idea. Pero en realidad no sabes nada de nada. El amor a un hijo es algo que si no eres madre no lo puedes saber. Es algo impresionante.

Te roban el alma, el corazón y la razón en cuanto vienen al mundo.

Gracias tesoro por haberme robado el alma,el corazón y la razón. Gracias por venir a cambiar mi mundo. Gracias por vivir y hacerme vivir. Gracias por todos y cada uno de los momentos que me das.Gracias por seguir enganchado a tu tetita como el primer día. Garcias por las risas y por los llantos.Gracias por las sonrisas y los abrazos.Gracias por los besos,los morreos y los morreos con lengua. Y sobretodo gracias por haberme elegido como madre.

Besos de leche

Etiquetas: parto



Añadir comentario
7
Comentarios
1 Anonimo
Anonimo
19 de Septiembre de 2009 (21:47)

Que bonito lo has relatado Vane, me emociono al recordar mis partos! Enhorabuena por tu parto, lactancia y tanto amor para tu hijo!
Besos

Angy

2 Anonimo
Anonimo
21 de Septiembre de 2009 (12:55)

Y gracias a tí por tan bello relato.

Me has emocionado.
Un beso enorme de Ali y Francis

3 Anonimo
Anonimo
22 de Septiembre de 2009 (12:17)

Hola, acabo de llegar aquí.
Que historia mas bonita, me he emocionado y estoy llorando como una magdalena. Allí estaba yo empujando contigo para que saliera tu niño.
Enhorabuena, por esos dos años.

Pd; yo en mi siguente parto creo que tampoco vendra mi marido.. ya hablaras sobre las doulas

4 Lilianbs
22 de Septiembre de 2009 (19:04)

Qué bonito!!

Me parece que lo de los partos en las mujeres es como las historias de la mili de los hombres de antaño, jejeje, cada una cuenta la aventura con emoción!, y no es para menos, es un momento único en nuestras vidas. Me faltan 3 largos meses para que nazca mi segundo hijo, si todo va bien. Y estoy un poco expectante de cómo será esta vez!

Saludos!

5 Anonimo
Anonimo
22 de Septiembre de 2009 (21:19)

Oooohhh vane me has emocionadooo. Ha sido un parto precioso. y me ha encantado todo ese sentimiento con lo que lo cuentas.
un abrazo enorme¡¡¡¡
por ciero a ver so toca el segundo ya... y a ver si arreglan lo del salnes para q veas q gozadaaa.jijijiji

6 La teta y más
26 de Septiembre de 2009 (11:23)

Enhorabuena, Vane. Siempre me emociono al leer o escuchar relatos de parto. Será que me suben las hormonas. Espero ansiosa algo sobre doulas; me quiero formar para serlo, así que me encantará leer sobre ello.

7 Anonimo
Anonimo
24 de Enero de 2010 (19:10)

Gracias por compartir tu parto!

Cuando fui madre, la palabra amor tuvo un significado infinito! no se puede entender hasta que una lo vive!




Mi parto